• Carmen Ruiz

La Consciencia nos hará libres


Desde hace unas semanas, tengo la sensación de participar en un sueño colectivo del cual aún no he despertado. Algunas veces pregunto a mi familia si a ellos les pasa igual y me contestan que sí. Incluso estuve informándome con la física cuántica sobre líneas del tiempo y universos paralelos, todo ello con el deseo de encontrar el sentido a lo que en estos momentos estamos viviendo como humanidad en nuestro querido planeta Gaia.


Sé que es muy importante la perspectiva que podemos tener a la hora de percibir una situación o una vivencia. Sabemos además que la forma de percibir que tiene nuestro cerebro a través del complejo mundo de los sentidos no es del todo fiable*. Así que uniendo la percepción con la intuición que aporta nuestra consciencia podremos obtener un mapa, una ruta más fidedigna sobre el tema que queramos comprender, valorar o encontrar el sentido de existir, cualidades íntimamente relacionadas con la energía de la vida.

Os pongo un ejemplo geométrico, muy visual que da pie a reflexiones futuras.

Imaginaros un cubo de seis caras cuadradas.

Este cubo visto justo desde arriba se convierte en un cuadrado (figura bidimensional); pero visto desde una esquina con un cierto ángulo, su borde nos recuerda un hexágono. Podemos acercarnos o alejarnos y la perspectiva va variando en dimensión, es decir, algunas veces lo vemos en una visión plana y otras veces de forma tridimensional.

Aún así, seguirá siendo el mismo cubo si nos alejamos de él y lo vemos con cierta perspectiva,

o cuando fijamos la vista desde arriba y lo vemos como un cuadrado muy limitado.

¿Veis lo importante que es la referencia que adoptemos para observar esta figura?

Valga este ejemplo para mostraros las diferentes formas de acercarnos a una vivencia o situación, con el añadido de las múltiples gamas de emociones que pueden surgir en su valoración, las cuales dependen de los sistemas de creencias que tengamos adoptados o de los esquemas mentales aprendidos en base a la repetición.

¿Nos atrevemos a observar cuales son nuestras referencias y cambiar la percepción, igual que en el ejemplo del cubo?

¿De qué depende eso?

¿Hasta qué punto damos por válidas las percepciones de los demás ante un evento en común como el que estamos viviendo en apariencia?

Me acuerdo en este momento de las personas que han decidido voluntariamente “salirse del sistema”, comentario que se escucha y se lee bastante, valga el ejemplo de la película Matrix, con su famosa escena de tomar la pastilla roja o la pastilla azul.

Antes de tomar este tipo de decisiones trascendentales, os invito a conectar con este punto central de consciente referencia llamado corazón. Sabemos además de la existencia del eje corazón-cerebro por la gran cantidad de artículos y libros que tratan del tema que lo valoran desde distintos puntos de vista (energético, científico, espiritual), igual que en el ejemplo del cubo..

Acercarnos con esta conciencia integradora, coherente en primera instancia y sutil más allá de la percepción, sería una oportunidad única para transformarnos en un ser humano completo.

Entonces digan lo que digan a nuestro alrededor, por mucho que intenten convencernos, siempre podemos OPTAR a amplificar la visión y percepción de nuestros sentidos para salir de estos estados en apariencia engañosos.

Así que, importante sería recurrir a nuestro poder mental para ir disolviendo esas percepciones erróneas nuestras o de los demás, para quedarnos en el referente de la VERDAD**, de lo ESENCIAL.

Todos sabemos cual es esa esencialidad, que aparece junto a la claridad mental en un respirar que se nutre de energía vivificadora, que te oxigena hasta el último rincón de cada una de las millones de células de nuestro cuerpo físico. Aparece en esta isla paradisíaca en medio del océano de la consciencia, en el ojo del huracán donde reside la paz infinita y en el pulso rítmico y certero de un corazón despierto y dispuesto a crear con una intención saludable, solidaria y altruista.

Actualmente, no hay que buscar mucho para darse cuenta de que estamos sumergidos en un inmenso mar de noticias, de información y desinformación, de un caos aparente e impreciso. Nosotros somos como náufragos en este mar, sujetos a una supuesta tabla de madera que hace de barca, considerando nuestro portátil, o nuestro móvil, televisión o radio como la prolongación del sentido de nuestra vista o del oído. Seguimos moviéndonos por este mar de confusiones hacia el encuentro con lo que resuena verdadero en nuestro corazón. Porque no nos olvidemos del sentido interno que muchas personas encuentran verdadero o auténtico.

Podemos poner muchos ejemplos de percepciones, como la del principio cuando hablaba del cubo, podemos ponernos diferentes gafas de colores, o lentes que nos ayuden a que la imagen crezca o decrezca. Por cierto, ¿con cuál me quedo?

Por eso la propuesta es de salir de este evento de percepción hacia uno que sea esencial.

Así pues, la invitación es moverse de este escenario de referencia global, hacia un escenario neutro en el que me quedo de espectador unos momentos y dejo que la película se desarrolle delante de mí sin intervenir como estamos haciendo continuamente. Con esto se conseguiría por un lado conectar con la paz esencial, con el silencio y con el ser.

Nos están vendiendo un continuo referente de deseos por cumplir. Y la cuestión es:

¿Qué pasaría si un día me levanto, apago el móvil, no enciendo nada eléctrico, sea tv, portátil, y decido independizarme del sistema?

¿Crees que se podría hacer? ¿Nos queda aún alguna opción?

Lo dejo ahí.

¿Sería posible una vida de esencialidad, de conexión con la naturaleza, de utilizar nuestros dones y talentos para el bien común o realizar algún tipo de intercambio, por ejemplo?

¿De qué formas alimentarías estas nuevas opciones? ¿Es plausible recrear comunidades conscientes?


Si la humanidad ha llegado hasta aquí, y la historia está repleta de anécdotas de superación, ¿sería posible una nueva línea de tiempo con sus correspondientes experiencias altruistas, de servicio, de atención o empatía?

¿Es posible humanizarse de nuevo?

¿O seguimos tan condicionados como hasta ahora?

¿Y si no elegimos la pastilla azul, ni tampoco la roja?

La respuesta simbólica sería:

Yo puedo, tu puedes, nosotros podemos...


La multitud de sabios conlleva el bienestar del mundo.

Referencias:

*https://abcblogs.abc.es/cosas-cerebro/curiosidades/el-cerebro-nos-engana.html

** Buscando la etimología de verdad , que procede de veritas:

>Ver: que procede de la raiz wer en alemán significa ¿quién, cuál?

>Tas = cualidad.

Sobre la verdad o veritas:

Opino que sería similar a ver en el amplio sentido de la palabra, mientras que se expresa en forma de cualidad. Esto quiere decir que las referencias las identifiquemos y le demos la opción de certeras, de válidas, de verdaderas.

Otro concepto de verdad:

Alétheia, (en griego <verdad>) es el concepto filosófico que se refiere a la sinceridad de los hechos y la realidad. Literalmente significa aquello que no está oculto, aquello que es evidente. De la Wiki-pedia.





153 vistas

Email~contacto

vozcolorvida@gmail.com

Síguenos

  • Facebook

© 2019 por Voz Color Vida. Agradecimiento a  Wix.com